La Guerra México-EU

y los pueblos del año 2000


Datos de la política actual

 
Ojeada general 

Datos de la política actual 

Datos de la historia 

El futuro de las naciones nuevas/viejas

El ruido de los sucesos allá, afuera de puerta, nos dice -- a cada "nosotros" bien organizado, los estados-nación del mundo -- que nuestros lindes no significan lo mismo que antiguamente.  Esto impactaría más el carácter y definición de Estados Unidos que muchas personas en aquel país se imaginieran. 
 Un gobierno tan poderoso como Estados Unidos encuentra difícil controlar el flujo de inmigrantes "ilegales" a través de su frontera.  En eso no se queda solo.  También se encuentran así otros estados-nación, tanto en el Hemisferio Oriental  como en el Occidental, en el Primer Mundo como en el Tercero.
La competencia por votantes ha conducido a los gobiernos hasta manipular y extender las definiciones antiguas de "nacionalidad," creando votantes cuando se conformara eso con los intereses de los legisladores, y abriendo la cuestión de si la "doble nacionalidad" sería solamente caso económico, o aún electoral. 

Por el lado negativo, dentro de México, las rebeliones en Chiapas y Guerrero, y la entrada de grupos extranjeros atentos al conflicto, han provocado que el gobierno denuncie a estas Organizaciones No-Gubernamentales como a tantos observadores "indocumentados," violadores de la soberanía nacional.  Estos mismos ONGs ofrecen elementos de una identidad "transnacional" a individuos verdaderamente ciudadanos mexicanos. 

Por el lado positivo, los políticos en algunos estados mexicanos -- como Oaxaca -- han propuesto cambios en la relación entre las comunidades indígenas y el estado moderno.

Tras estos sucesos, en el Nuevo Mundo, cuelga el hecho de que, en nuestra época y recientemente, se han derrumbado algunas grandes federaciones políticas.  La Unión Soviética y Yugoslavia no eran solamente estados "comunistas," sino esfuerzos para detener una fragmentación política que amenazaba después de la Primera Guerra Mundial.  Por fin llegó esa fragmentación.  Ninguna federación puede presentarse como una respuesta final al problema de organizar nacionalidades e identidades personales.  Es ilusorio suponer que los estados-nación de la América Septentrional se queden demasiado "estables" para formar parte de esta historia. 
 
Unos políticos en México dicen temer una "balcanización" que produzca horrores como los de Bosnia y Kosovo.  Pero el agente del horror, tanto en el Viejo Mundo como en el Nuevo, aparece muchas veces en algún gobierno nacional, tratando de resistir la balcanización.  Aun Estados Unidos existe actualmente en una condición parecida a la de Yugoslavia antes de la muerte de Tito.  El pegamento continuado en este caso no es un dominante partido político, sino la prosperidad económica.

Cualquier interrupción en la prosperidad estadounidense pudiera provocar una crisis de la misma clase que ha hervido durante mucho tiempo en México.  Agudizaría la competencia laboral entre inmigrantes y cualquier grupo sin empleo suficiente.  Aún entre ciudadanos nativos de Estados Unicos, tal crisis tensaría la conexión entre la identidad económica y la ciudadanía política -- como ya se ha dado en México.  Podría precipitar a algunos elementos de la sociedad estadounidense hacia un papel de "vigilante," llamando la atención de los observadores internacionales.

Estos son sucesos en la "historia corriente."  No es posible separar la manera cómo los conceptuamos, de lo que seguimos descubriendo en la "historia pasada."


Copyright 1998 The Intermountain History Group, intermtn@sprynet.com. All rights reserved.